Atenor

En junio de 2019, en el marco del Festival anual “Ronda das Adegas” celebrado en Atenor (Miranda do Douro, Portugal), una instalación artística destacaba por su originalidad y creatividad. Se titulaba “Ecos do Curral!” y estaba ubicada en el “Curral do Tiu Aníbal”. La instalación ocupaba el corral con la creación de instrumentos musicales a partir de la reutilización de materiales tan insólitos como platos y palanganas de porcelana esmaltada, cestos de castaño, herraduras, aceiteras o anillos de fundición de antiguas cocinas. Una instalación interactiva, sin electrónica, orientada principalmente a la diversión de los más pequeños pero en la que podían participar personas de todas las edades.

Música creativa y contemporánea en un entorno singular, uno de los muchos corrales tradicionales que todavía mantienen en pie su estructura constructiva de mampostería de “xisto” (esquistos) con técnica de piedra seca y grandes sillares de granito para reforzar los marcos y esquinas. Un contraste extraordinario.

Situada en las inmediaciones de Sendim y Mogadouro, Atenor es una aldea con personalidad propia y cosmopolita.

Aunque casi nadie consideraría a la aldea de Atenor, con apenas 175 habitantes, como la aldea más representativa, desde el punto de vista turístico o económico, del Planalto Mirandés, sin embargo, ninguna otra aldea mirandesa te acompaña tanto ni con la misma intensidad. Como sucede con muchas de las cosas importantes de verdad, ni siquiera es fácil explicarlo.

No es fácil explicar que, aunque el suave paisaje estepario que rodea a la aldea carece del prestigio escénico de las arribes del cercano cañón del río Duero, en primavera y en verano el mosaico de prados (lameiros en portugués) delimitados por fresnos y robles, se llena de la vitalidad propia de las actividades agrícolas. Sin embargo, en el ambiente no destaca el ruidoso trajín de los motores de tractores o de las populares “carrinhas”. Se escuchan rebuznos y toda clase de animales domésticos. Y es que Atenor es sede de la Associação para o Estudo e Protecção do Gado Asinino (AEPGA), una organización no gubernamental fundada en 2001 que orienta su trabajo a la preservación de la raza del Burro de Miranda, su promoción y dignificación, no sólo en cuanto a patrimonio genético, sino también desde el punto de vista cultural, organizando actividades que abarcan desde el ámbito científico al lúdico y terapéutico. Un proyecto multidisciplinar con impacto en diversas áreas de acción y que ha propiciado el asentamiento en Atenor, y sus alrededores, de una pequeña y variada comunidad de músicos, pintores, biólogos o veterinarios.

Tampoco es fácil explicar que la intensidad de ese acompañamiento, en gran parte, viene provocado por esa comunidad diversa que te sorprende siempre con nuevas iniciativas. Por ejemplo, cuando descubres la sede de uno de los pocos talleres portugueses de escritura y pintura de iconografía religiosa, o el estudio musical de una de las compositoras más prometedoras de todo el país.

Como sorprendente, e intensa, es la visita al Centro de Valorização do Burro de Miranda (CVBM), ges- tionado por AEPGA en las inmediaciones de Atenor. Es imposible no sentirse conmovido ante el despliegue de juegos de los buches nacidos en la última primavera o ante el estético contraste del verde de los prados y el marrón de los burros de Miranda, probablemente, uno de los animales más sociables que existan. Es imposible no disfrutar de un paseo guiado por los alrededores del CVBM acompañado por alguno de estos animales, como imposible es olvidar esta experiencia y no querer volver a repetirla en algún otro momento.

Tampoco hay que quedarse sólo con esta visión idílica de la aldea mirandesa; vivir y trabajar en Atenor no es fácil, sacar adelante los proyectos no es sencillo, la despoblación al igual que en el resto del territorio transfronterizo es una realidad, pero este empeño en centrar su futuro en proyectos basados en la biodiversidad y la cultura es único y estimulante. Siempre escuché que a las cosas que no son fáciles de explicar tampoco hay que darle muchas vueltas. Pues eso.

AUTOR: Manuel Hernández Leal (2021)

IMAGEN: Una de las cuadras del Centro de Valorização do Burro de Miranda (CVBM), gestionado por AEPGA en las inmediaciones de Atenor, por Luis Hernández Leal.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Noticias Relacionadas

Un proyecto de

Un proyecto de

Categorías

Recibe por email las novedades

Loading